viernes, 26 de julio de 2013

SPOILERS DE MIS NOVELAS

SPOILERS DE MIS NOVELAS

(Para los que no se resisten a conocer el argumento)


     En esta sección desentrañaré  las tramas de mis últimas novelas (salvo sus capítulos finales) para aquellos a los que les gusta saber exactamente que se van a encontrar a la hora de abrir el libro. Por tanto, advierto a los lectores adictos al factor sorpresa que no continuen leyendo las siguientes líneas, quizás les estropee algunos alicientes de estas originales aventuras.
     Una cosa más. Si eres de la Generación X (años 1960-1980), que sepas que ambas novelas están especialmente escritas para ti.



COMPLICACIONES DE LA VIDA REAL: MÁS  ALLÁ  DE  LO  ABSURDO



Spoiler
        
        Wenceslao Carrasco Sotomayor es un informático treintañero, algo simple y casacarrabias que aún vive en casa de sus padres y que está deseando echarse novia. Sin embargo, no encaja exactamente en el prototipo de gran pretendiente. Todo lo contrario, es un completo desastre, aunque se lo toma con muchísimo sentido del humor.
         Un día cualquiera, en un curioso incidente, le cabrean de tal modo que estallá y acaba orinando descaradamente en el interior de un edificio público, en presencia de varios empleados.
    A pesar de guardar sus motivos, nadie se digna a confraternizar con su situación. Esta inocente trifulca será el inicio de un enorme cúmulo de acontecimientos desternillantes que no harán sino complicarle la vida más y más: problemas con Hacienda, el robo de su cartera, suplantación de su identidad, un fraude que lo endeudará terriblemente, pérdida del trabajo, rechazos amorosos, problemas mentales, líos con la policía y una alocada venganza son algunos de los sucesos que nos narrá en persona Wenceslao Carraco Sotomayor, el propio protagonista, en un original diario personal que su psicólogo le recomienda como terapia.
    
     Lo más increíble de todo es que las surrealistas tribulaciones se encuentran basadas en hechos reales. Si el lector lo recuerda mientras lee este alocado diario, quizás pare de reirse en algunos momentos para reflexionar sobre las vergonzantes situaciones que nos rodean.

      El final depara una gran sorpresa, y ésta no puedo desvelarla. Solamente una cosa más: si has nacido entre 1970 y 1985, que sepas que esta novela va dirigida especialmente para ti.

      Una agradable lectura para aquellos que se animen a disfrutar de una obra "made in Spain", de un género algo infravalorado pero de los que no se olvidan: la literatura humorística.








 LARGA  TRAVESÍA  DE UN  PEÓN  DE  NEGRAS
 

Spoiler
     A pesar de su brutal dramatismo, la presente novela también alberga momentos divertidos, pero sobre todo, es un mapa del destino que te dejará una huella de esperanza y optimismo tras leer su última página.

    El protagonista es un joven adolescente huérfano, tímido y melancólico que intenta suicidarse tras perder a su único amigo de infancia. Tras esta grave crisis, optará por cortar por lo sano y huir de casa sin dejar el más mínimo rastro. Simplemente con una mochila y un poco de dinero, se propondrá encontrar un lugar en el que nadie le conozca para recomenzar su vida desde cero.

    Aún así, parece como si el joven estuviera maldecido con mal de ojo y el destino no parará de jugarle malas pasadas contra las que intentará luchar con todas sus fuerzas. Sin más armas que su voluntad, en una batalla de David contra Goliath.

    ¿Vencerá? ¿O quizás cuando el verdadero infierno a veces es la propia vida, la mejor opción sea el suicidio? ¿Cuáles son los límites? ¿A qué se puede llamar felicidad para que merezca la pena vivir? La complejidad de todas estas preguntas  será afrontada por un adolescente obligado a sufrir desde sus primeros años de vida la ira de Dios o de quién quiera que nos mire desde el otro lado. Ismael madurará rápidamente y aprenderá a afrontar las enormes dificultades que usualmente entraña esto de vivir. Su historia no te dejará indiferente. Es posible que compartáis muchas cosas en común.

domingo, 21 de julio de 2013

¿DÓNDE ESTÁN LAS NOVELAS DE HUMOR?

 

ARTÍCULO DEL PERIODICO: "PÚBLICO.ES" por PAULA CORROTO Madrid 10/10/2009 19:56 Actualizado: 10/10/2009 20:32

La novela pierde gracia

La literatura española se ha desprendido del humor en un año en el que los lectores demandan evasión a la crisis. Las editoriales piden manuscritos de humor inteligente


En el año 2001, Lo mejor que le puede pasar a un cruasán (Lengua de Trapo), de Pablo Tusset, vendió más de 100.000 ejemplares. La mordaz y estrafalaria historia del treintañero Pablo Miralles, un vago inadaptado que tiene que resolver un misterioso caso en Barcelona, se convirtió en el éxito de la temporada. Las Torres Gemelas habían caído y el cruasán mandaba entre tanta oleada de lágrimas. El éxito fue tal que el propio editor de Lengua de Trapo vendió al autor a Destino, una de las grandes editoriales, que en 2006 publicó su siguiente libro, En el nombre del cerdo.
Sin embargo, aquel fue un caso puntual. A excepción de l os libros de Eduardo Mendoza, que cuenta con su caterva de fieles -del último, Las aventuras de Pomponio Flato (Seix Barral), vendió más de 500.000 ejemplares-, ninguna novela de humor ha vuelto a estar entre los libros más vendidos. Tampoco parecen contar demasiado para los premios más prestigiosos. Sólo hace falta mirar a los últimos diez premiados con el Nobel: la tragedia, el drama y la denuncia suelen ser los ingredientes en los que se apoyan todas las tramas.

Sin manuscritos de risa

La cuestión es que tampoco se editan demasiado libros que tengan la carcajada como intención. Según los datos del Gremio de Editores, en 2007 sólo un 4,7% de los libros publicados pertenecían a este género. Muy por debajo de la novela histórica, policiaca o incluso romántica.
Ni siquiera en estos tiempos de crisis parece que vaya a llegar un aluvión de literatura humorística y evasiva. De hecho, el best-seller actual, como la trilogía de Stieg Larsson, no tiene ninguna gracia. Y el próximo pelotazo que se avecina, El último símbolo, de Dan Brown, tampoco se ampara en los cánones de la risa.
Seix Barral, Alfaguara y Mondadori han confirmado a este periódico que para el catálogo del año próximo no hay planeado, de momento, aumentar los títulos humorísticos. "Quizá lo que sí pueden aparecer son libros más banales, sobre chistes y con un humor más zafio", apunta Elena Ramírez, de Seix Barral.
Para justificar esta falta, los editores se escudan en la escasa calidad de los manuscritos humorísticos que les llegan a sus despachos. La propia Ramírez constata que hay "muy pocas historias donde el humor sea inteligente y de calidad, y no una patochada. Además, tampoco es que abunde. No llega demasiado porque creo que todos lo consideramos como un género menor. Lo normal es que aparezcan manuscritos en los que el protagonista sea un joven torturado. A no ser que seas un Woody Allen y le eches morro, nadie envía un libro de humor".

Intereses mercantiles

Los escritores que sí practican el género no se muestran muy de acuerdo con este argumento. De hecho, según Juan Aparicio Belmonte, autor de El disparatado círculo de los pájaros borrachos (Lengua de Trapo), las editoriales se mueven finalmente por intereses mercantiles. "Esto es un negocio, ni más ni menos", aboga. Lo mismo piensa su colega Juan Bas (Alacranes en su tinta), quien reconoce que "no hay muchos libros buenos de ningún género. Las editoriales apuestan por lo último que les ha ido bien. El criterio no es lo que sobra", sostiene. Y ahora es evidente que la novela va por otros derroteros: mucho asesinato y mucha ficción histórica.
Tampoco parece estar muy clara la propia definición del concepto de novela o relato humorístico. Para Antonio Martínez, autor de la reciente Grúas asesinas (Seix Barral), novela que busca la carcajada en un asunto como el del pelotazo urbanístico, existe un problema ya de fondo a la hora de colocar los títulos en los estantes de las librerías.
"A veces bajo el epígrafe humor te encuentras con libros de Tom Sharpe al lado de Cómo ligar en Albacete sin saber inglés o No tengo novio y qué o Yo me lo guiso, él se la come. Es como si en las librerías hubiera un epígrafe de libros para llorar y estuvieran todos los que no son de humor".

Poca consideración

El punto en el que coinciden editores y escritores es el de la poca consideración que se le tiene al género. Elvira Lindo, creadora de la saga de Manolito Gafotas, publicada en Alfaguara, reconoce que "en España, la literatura humorística, sea en periódicos o en libros, tiene poco prestigio. ¿La culpa? Probablemente, los críticos infavaloran el humor y esa falta de consideración se contagia".
Y, sin embargo, es un género que cuesta. Como ocurre en otras disciplinas artísticas, con la literatura también se uede llegar a la fibra del lector mucho más fácil que a la carcajada. Y con un obstáculo mayor: "Son novelas que transitan en un terreno pantanoso donde el autor se la juega. Si se cae en el chiste fácil, la novela se puede ir al garete", sostiene Juan Aparicio Belmonte.
Aunque, eso sí, como apunta Juan Bas, "el peor peligro de todos es no tener ni puta gracia. No hay nada tan patético, tanto en la vida real, como en la literatura, que intentar dárselas de gracioso y resultar tan divertido como la batalla de Stalingrado".

Una risa muy noña

El humor tiene además una serie de cualidades a las que no llegan otros géneros. Una de ellas es poder tocar temas considerados serios y  transformarlos en una auténtica gamberrada. Por ejemplo, el de la propia crisis económica actual.
Aunque tampoco se ha salvado de la censura. Precisamente, por su capacidad para llegar más allá, algunos escritores reconocen que sus editores les han metido la tijera. Elvira Lindo recuerda cómo en algunos países han recortado pasajes de sus novelas de Manolito Gafotas. "Todos los países tienen sus normas y tabúes. Pero el caso de España es raro porque tenemos más libertad verbal que casi en ningún país, se dicen muchísimas palabras malsonantes y, sin embargo, somos cicateros a la hora de ampliar la libertad de expresión", afirma.
El argentino Hernán Casciari, autor de Más respeto, que soy tu madre, señala a su vez que "el humor es cada vez más ñoño y tonto, y no se puede hablar ni de sexo, ni de enfermedad, ni de terrorismo".

Con sello ibérico

Con respecto a las geografías, el humor también tiene sus diferencias. Elvira Lindo señala una característica propia del humor español y es aunque "contiene una gran dosis de burla" no nos reímos de nosotros mismos. "En EEUU, en cambio, el primer objetivo de sus bromas son ellos mismos. Tienen hasta un nombre para eso: selfdeprecating", manifiesta la autora de Una palabra tuya.
A los españoles, que no los toquen. De eso también sabe Hernán Casciari, que publicó hace unos años, España, perdiste (Plaza & Janés), un libro satírico sobre la relación entre españoles y argentinos, y se dio cuenta de que "de los españoles sólo se pueden reír los españoles". Para él, esa es una diferencia con respecto a otros países, aunque cada región tiene su tipo de humor. "En México, por ejemplo, el humor negro llega hasta niveles primarios y en Argentina la autocrítica es muy grande".
Otra de las cualidades del humor es que a través de él se pueden analizar los cambios coyunturales de la sociedad. Es decir, nuestra risa cambia según lo que ocurra a nuestro alrededor. "Muchas veces tiene que ver con la actualidad política. Ahora nos reímos de la trama Gürtel con los bolsos de Rita Barberá [alcaldesa de Valencia]. De hecho, creo que hay un humor en ciernes: cómo vamos a cambiar la piel analógica a la digital", apostilla Casciari.
Los lectores sí son conscientes de todas estas cualidades de la literatura de humor. Así lo reconocen los libreros a este periódico: "Los libros de humor se venden bastante bien", afirma León Vela, de la librería zaragozana Cálamo. Sin embargo, las editoriales hoy van por otros caminos. "Ahora me voy a la feria de Fráncfort y creo que ahí lo único que voy a encontrar son muchos asesinatos", zanja la editora Elena Ramírez.

domingo, 7 de julio de 2013

MEJORA TU CURRÍCULUM PARA SALIR DE LA CRISIS


Con el presente ejemplo gráfico cualquier
parado podrá obtener valiosos consejos
para salir de esta crisis. Recomiéndelo
entre sus allegados, aunque espero
que no les haga falta.

 

miércoles, 3 de julio de 2013

POEMA SOBRE LOS DESAHUCIOS DEDICADO A LA PAH



   Aquí comparto un emotivo poema sobre los crueles desahucios que se están produciendo estos años bajo la excusa de la Crisis Económica.
     Es un poema desde la mirada de un niño. De un niño pobre, por supuesto; pues si fuera rico la Justicia no lo permitiría. 



Dedicado a todos aquellos afectados por una

cruel ley hipotecaria del siglo XIX. Y dedicado

especialmente a esa gran gente de la PAH,

por su valentía, por su tesón, por su justicia…

ALGO  QUEDARÁ



El pasado mes de mayo, el parque cerró a los niños.

Columpios averiados,

peligro inasumible.

Los hijos de los pobres, estarían sólo aburridos.



El pasado mes de junio, ningún camión rodeó mi casa.

Sí lo hizo un taxi,

sí lo hizo un pillo,

sólo vi un turista observando confundido.



El pasado mes de julio, la pareja no tomó café.

Sillas vacías en la terraza, esperaban sin esperanza,

nuevas historias, nuevas batallas,

nuevos ilusos, que disfrutaran.



El pasado mes de agosto, robaron en la tienda.

No era de joyas, ni de zapatos,

ni ultramarinos, ni de tabaco,

era de fruta, y digo era, porque cerró, y sin candado.



El pasado mes sin más, mi padre volvió del trabajo

antes de hora y cabizbajo,

con el almuerzo bajo el brazo.

Lo comería para la cena, mas sólo un pedazo.



Una semana antes, desde la habitación de mi ventana,

al fin vi un camión, venía a mi casa.

Se llevó muebles, se llevó camas.

Desechó libros, platos y tazas.



La tarde de ayer, en una casa vi mi ventana,

desde el otro lado

y por vez última,

más, jamás olvidaré, mi ventana de infancia.



Ni gente de verde, ni mi madre, ni mi padre,

lograron juntos sostener su casa.

La gente de azul, instada por la de negro,

nos invitaron a ver, de lejos, nuestra fachada.



Algo quedará, decía padre, por hacer.

¿Quedará algo?, contestaba madre, sin saber.

Algo quedará, decían los verdes animados.

¿Quedará algo? me decía yo asustado.


La tarde siguiente, visité mi ventana.

En soledad, me esperaba desde esa casa.

Adiós, le dije, pues cambié de colegio,

a uno de pobres, que queda lejos.



La tarde siguiente, pobre quedé, también de padre;

su corazón falló de añoranza, dijo mi madre.

Sé que de un balcón saltó, lo decía la gente;

no sólo perdió su casa, además, perdió su mente.



Algo quedará, decía mi madre.

Quedará esperanza, decía mi abuelo.

Quedará el recuerdo, decía mi alma.

Quedará justicia, decía mi anhelo.



En tiempo de polvo y ratas, buenos para poesía,

los ricos salen corriendo y quedan los pobres,

quedan los buenos, quedan los héroes

de lucha y denuedo.



La tierra siempre la levantan los de abajo,

manden, bien o mal, los de arriba.

y mi padre, lo dio todo,

no me falló nunca, pues dio su vida.