domingo, 12 de mayo de 2013

EL ABORTO DE MODO SIMPLE Y BREVE: ¿UN DERECHO A LA VIDA O UN DERECHO DE LA MUJER?

¿DERECHO A LA VIDA  O A LA EXISTENCIA?



     Lo primero que hay que señalar es, sin ninguna duda, que un aborto no agrada absolutamente a nadie. Es un último recurso y pretende ser la opción menos mala. En realidad, da exactamente igual que al feto se le considere persona o no, ya que la verdadera cuestión es que NO solamente se encuentra en juego 1 vida sino varias, a veces demasiadas. Sigan leyendo y lo entenderán.

    Abortar no es idóneo, todos lo sabemos; sin embargo, la naturaleza no ofrece opciones mucho mejores cuando una persona se encuentra entre la espada y la pared.

     Quedarse embarazada cuando NO se desea puede fastidiar, mucho más de lo que creemos, la vida de una mujer, la de su pareja e incluso la de sus familias. A nadie le agrada que un feto no prospere, pero ¿acaso está mejor obligar a una persona a tener un hijo no deseado y a sacrificar su vida por él? Esta obligación a procrear, en muchos casos, acaba llevando a la infelicidad a miles de jóvenes y a muchas de sus familias. No se puede negar: un embarazo no deseado puede truncarle la vida a cualquier persona y que esto lo sufra también ese mismo niño (al que algunos tanto defienden) durante su infancia, una fase vital tan crucial que suele marcar el resto de nuestra existencia. Y existe otra consecuencia más que nunca se menciona; con la obligación a procrear también se está abortando la posibilidad de un futuro niño SÍ deseado, que tenga una infancia feliz y unos padres volcados en él, lo cual también es derecho a la vida. Pero esto no lo ven algunos. Parecen Preferir la posibilidad de crear padres frustrados, niños infelices, cientos de muertes por abortos clandestinos, y rupturas familiares (son los datos objetivos de la otra cara de la moneda, por mucho que nos duela). Si intentamos hacer demagogia con fotos de fetos también la podríamos hacer con fotos de niños muertos por hambre que se han tenido sin poder ofrecerles un futuro, o incluso con fotos de peligrosos delincuentes inadaptados resultantes de niños no deseados.

   Curiosamente, algunos no se preocupan con el mismo ímpetu de las vidas que ya existen (por ejemplo los suicidios provocados por desahucios), que por aquellos que aún no han nacido; escandalizándose ante el aborto porque les parece un atentado contra la vida; pero, paradójicamente, tenemos a miles de niños muriéndose de hambre en países subdesarrollados y en lugar de promover la adopción para salvar estas miles de vidas, se promueve la procreación indiscriminada sin uso de anticonceptivos. Yo simplemente pregunto: ¿no es más ético y moral adoptar a un niño sin calidad de vida, que está sufriendo, salvándole así de ser carne de cañón, que traer al mundo a alguien que aún no existe y, por tanto, no sufre? Esta es la principal incongruencia de una gran mayoría de los que reniegan totalmente del aborto. Por un lado defienden el "derecho a la vida", y por otro son capaces de tener 5 ó 6 hijos y nunca se plantean adoptar a ninguno de esos que tanto lo necesitan. Existen millones de niños desahuciados de una vida plena precisamente por nacer cuando no deberían haberlo hecho, pues nacen solamente para sufrir.

   Debido a  argumentos simplistas, mucha gente suele confundir  el derecho a la vida con el derecho a la existencia. El derecho a la vida, para que quede totalmente claro, debe suponer el derecho a una vida digna, con cariño, seguridad y un mínimo de derechos. Sin embargo, algunos lo reducen a un triste derecho a la existencia. Simplemente nacer, y una vez nacido, allá y se escuerne la criaturilla. Por tanto, déjenme decir que esto no tiene nada que ver con el derecho a la vida, esto es crueldad. Pongámonos nosotros mismos ejemplo: si nos hubiera tocado nacer para pasar hambre, miseria y sufrimiento, ¿Qué hubierais preferido? ¿Nacer o no nacer? Por ello, nadie debe confundir el derecho a la vida con el derecho a la existencia. Son cosas muy distintas.

     El caso es que cierta gente hace exactamente eso. No defiende el derecho a la vida, sólo defiende el derecho a la existencia. Una vez el niño ha nacido, que dios le ampare, que el objetivo ya está cumplido. Existe, pero si quiere vivir una vida como dios manda (tal y como tanto nos gusta decir) que se encargue otro, ¿verdad?

     Y además, para colmo, nunca suelen tenerse en cuenta las otras vidas afectadas: madre, padre, abuelos, etc. Éstas también son vidas, y vidas muy importantes, pues son vidas que ya se han desarrollado y que crean redes humanas cruciales, ya que la felicidad de un miembro siempre depende en gran parte de las de los demás. Y aquí se engloban hijos, padres, abuelos, amigos,..etc. Creo que antes que el derecho a la existencia, está el derecho a la felicidad; y la felicidad depende de que estas redes humanas se mantengan saneadas, donde todos sus miembros puedan tener la calidad de vida que necesitan. ¿O acaso no saben que en España hay 4.000 suicidios por año? ¿¡A qué de esto no se habla!? ¿¡Y qué más derecho a la vida que el de alguien que está sufriendo tanto como para preferir quitársela!? Pero parece ser que estas vidas no importan tanto, pues no solamente no habla de ellas, sino que cuando se hace, se dice que han pecado; otra prueba más que demuestra que lo que en realidad se defiende es simplemente el derecho a nacer, no a vivir.

   Y, para finalizar, lanzaré otra pregunta más al aire: si los que pariesen fuesen los hombres, que son los que deciden, ¿qué ocurriría? ¿También sacrificarían su vida y sus sueños por un ser no deseado?


     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que dios te lo pague si existe.